Operadores logísticos vs. Gestión interna: Un análisis detallado

Operadores logísticos vs. Gestión interna: Un análisis detallado

La logística es un elemento clave para cualquier tipo de organización que aspire a tener éxito, sea cual sea su naturaleza. De su correcta gestión depende, en gran medida, el cumplimiento de los objetivos y el establecimiento de una buena imagen de marca ante los clientes y proveedores.

Es por ello, que es fundamental conocer la diferencia entre los Operadores logísticos y la gestión interna logística, para saber cuál de las dos es la mejor opción a la hora de gestionar la logística de tu organización.

Operador logístico y gestión interna logística

Antes de empezar a comparar ambos elementos, es importante tener claro en qué consiste cada uno.

En primer lugar, un operador logístico es una empresa especializada en ofrecer servicios de logística integral, que se encarga de la gestión completa de todos los procesos logísticos de una organización.

Operador logístico y gestión interna logística

Esto incluye actividades como:

  • Recepción de mercancías y almacenaje de artículos.
  • Control e inventario de stock.
  • Embalaje, etiquetado y envío de la mercancía.
  • Preparación de pedidos y entrega.
  • Informes de la gestión logística.

Contar con un operador logístico es tener a la mano una empresa especializada en quien confiar el proceso logístico, ya que sabes que tu mercancía está en manos de un equipo de profesionales capacitados para realizar la tarea de forma eficiente y óptima, lo que conlleva a una mejora en la calidad del servicio.

Por otro lado, la gestión interna logística es el conjunto de actividades y procesos que se llevan a cabo dentro de la propia empresa para gestionar el flujo de materiales y de información.

Este proceso forma parte fundamental de la cadena de suministro, ya que es responsable de garantizar que los productos lleguen al cliente final de forma eficiente y rentable.

Entre sus principales funciones están:

  • Proveer a las unidades operativas de la empresa de los suministros necesarios y a tiempo.
  • Almacenar los productos de forma segura y eficiente.
  • Manipular los productos con cuidado y precisión.
  • Preparar los pedidos de forma rápida y eficaz.
  • Distribuir los productos de forma eficiente.

La gestión interna logística es un proceso complejo que requiere una planificación cuidadosa y la implementación de soluciones tecnológicas adecuadas. Para ello, se vale de los siguientes elementos:

  • Recepción: recibir las mercancías en el almacén y verificar la cantidad y la calidad de los productos recibidos.
  • Almacenamiento: conservar los productos en condiciones adecuadas hasta que sean necesarios.
  • Manipulación: mover los productos dentro del almacén.
  • Preparación de pedidos: agrupar los productos necesarios para cumplir un pedido.
  • Distribución: transportar los productos desde el almacén al cliente final.

Operador logístico versus gestión interna logística: ¿Cuál escoger?

En general, la elección entre un operador logístico o la gestión interna logística va a depender de las necesidades específicas de cada organización. Por lo que es importante realizar un análisis de costos y beneficios previo a tomar una decisión.

También es primordial tomar en cuenta algunos aspectos de la empresa como los recursos con los que cuenta, la preparación del talento humano y sobre todo los objetivos y estrategias corporativos para saber si lo que se busca es mantener o mejorar el proceso logístico

A partir de allí, podemos analizar y comparar cuál de las dos modalidades encajan mejor con nuestra empresa. En la primera opción están los operadores logísticos, cuyas ventajas de contratarlo son las siguientes:

  • Ahorro de costes: los operadores logísticos suelen tener economías de escala que les permiten ofrecer precios más competitivos que las empresas que gestionan su propia logística.
  • Mejora de la eficiencia: cuentan con equipos y tecnologías de última generación que les permiten lograr los objetivos con la menor cantidad de recursos.
  • Mejora de la calidad: su experiencia y conocimientos especializados te pueden ayudar a mejorar la calidad de los servicios logísticos.
  • Ampliación de la cobertura: un outsourcing logístico puede ofrecerte una cobertura geográfica más amplia que las empresas que gestionan su propia logística.
  • Experticia: la experiencia y conocimientos especializados en logística, les permiten trabajar con altos estándares de calidad.
  • Flexibilidad: son capaces de ofrecer servicios personalizados que se adapten a las necesidades específicas de cada empresa, lo que puede ser una ventaja para empresas con necesidades logísticas complejas.

La gestión interna

Al otro lado, se encuentra la gestión interna, un proceso propio de la empresa que se caracteriza por las siguientes ventajas:

  • Garantía de que los productos lleguen al cliente final de forma eficiente y rentable: para que los mismos estén disponibles cuando el cliente los necesita, en la cantidad que necesita y al precio que está dispuesto a pagar.
  • Ayuda a reducir los costes logísticos: una buena gestión interna de logística puede ayudar a reducir los costes logísticos de la empresa, mediante la optimización de los procesos logísticos, la reducción de los inventarios y la selección de proveedores eficientes.
  • Mejora la satisfacción del cliente: los clientes esperan que los productos lleguen a tiempo, en buen estado y en la cantidad correcta. Una buena gestión interna de logística puede ayudar a cumplir estas expectativas, lo que mejorará la satisfacción del cliente.
  • Mejora la productividad de la empresa: esto lo logra mediante la reducción de los tiempos de entrega, el aumento de la eficiencia de los procesos y la mejora de la coordinación entre los departamentos.

Con toda esta información, solo te queda analizar con tu equipo gerencial cuál método de trabajo satisface al cien por ciento tus necesidades logísticas, basado siempre el principio de coste-beneficio, esencial para mantener a flote la salud de tu organización.